Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios y recoger datos estadísticos. Continuar navegando implica su aceptación. Más información Aceptar

02-03-2018

Vehículos con Gas Natural

GLP, GNL, GNC…  seguramente te sonaran estas siglas, siglas que hacen referencia a los vehículos movidos por gas. El Gas Natural es uno de los combustibles alternativos más utilizados en España, sobre todo en vehículos de utilización intensiva, como los taxis. Pero, a raíz de las restricciones de circulación en Barcelona, su auge es mayor. De hecho, el Gas Natural es considerado como uno de los mejores combustibles, ya que se reducen drásticamente las emisiones nocivas.

Los vehículos a gas reducen un 24% las emisiones de CO2, un 85% las emisiones de óxido de nitrógeno y un 99% de partículas. Asimismo, reducen un 50% la contaminación acústica.

Además de los beneficios que un vehículo a gas ofrece al medio ambiente, también tiene ventajas económicas, ya que con el Gas Natural se ahorra más por kilómetro recorrido: un 30% respecto a un vehículo diésel y un 50% en el caso de un gasolina.

Al principio hemos mencionado algunas siglas, las cuales hacen referencia a los distintos tipos de combustible a gas para vehículos: el GLP (Gas Licuado a Presión), GNC (Gas Natural Comprimido) y el GNL (Gas Natural Licuado). La inspección ITV de estos vehículos es prácticamente igual que los de gasolina o diésel, solo cambia la comprobación del sistema de alimentación. En su caso, se realiza una inspección visual del sistema y, con un detector de fugas, se comprobará todas sus partes.

Además, los vehículos alimentados con GNC y GNL, deberán presentar unos certificados específicos. En el caso de los vehículos alimentados por GNC, la ITV comprobará que las botellas para su almacenamiento han sido inspeccionadas al menos cada 48 meses a partir de la fecha de matriculación del vehículo, de la puesta en servicio del sistema o de la fecha de fabricación de las botellas, por una entidad de inspección del tipo A. Se requerirá el certificado de esta inspección.

En el caso de los depósitos de GNL, un servicio técnico de homologación debe inspeccionar las botellas al menos a los 120 meses (10 años) desde su puesta en servicio o desde la última ITV. Cuando estos vehículos vayan a pasar la ITV, deberán traer el certificado de la inspección.  

Así pues, ¿cuándo sería desfavorable la ITV en el caso de los vehículos de Gas Natural? Algunos de los motivos serían: por la inexistencia de la placa reglamentaria,  porque no funcionen correctamente los componentes, por existencia de pérdidas, por manipulación incorrecta del sistema, porque no se encuentra en vigor el certificado de la inspección de los depósitos de las botellas del vehículo, entre otros.

Para cualquier duda o aclaración, puedes dirigirte a cualquiera de nuestras estaciones de ITV.