Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios y recoger datos estadísticos. Continuar navegando implica su aceptación. Más información Aceptar

19-07-2019

Tipos de radares

Los radares es una de las medidas que utiliza la Dirección General de Tráfico para reducir las infracciones de  tráfico por exceso de velocidad. Normalmente se sitúan en puntos donde se suele exceder la velocidad máxima permitida y en los tramos donde se registra un mayor número de accidentes.

¿Qué tipos de radares existen? Te los explicamos a continuación:
Los considerados radares propiamente dichos operan bajo el principio de Doppler. Consiste en que una antena emite una señal con una longitud de onda determinada, esta rebota contra el vehículo en movimiento y regresa a la antena. La variación producida en la frecuencia de la onda, permite al equipo calcular la velocidad del vehículo en ese instante.

Luego están los radares láser, los cuales disparan haces de luz a la calzada y, cuando un vehículo en movimiento los interrumpe, el dispositivo mide el tiempo entre los sucesivos cortes y calcula su velocidad.

Ambas tecnologías son automáticas, es decir, no precisan de operador, pueden controlar varios carriles en un mismo sentido de circulación y los puedes encontrar en pórticos (normalmente donde hay los paneles informativos), en postes o bien en cabinas laterales.

Los radares de tramo

Los radares de tramo constan de dos cámaras de visión artificial con sincronismo horario, que están situadas en ambos extremos de un tramo de carretera de varios kilómetros. Una cámara con iluminación laser situada en el primer panel (una por cada carril) graba la matrícula y la hora a la que pasan los vehículos. Otra cámara con el mismo sistema gemelo instalada al final del tramo vuelve a reconocer las matrículas que pasaron por el primer punto.

Este sistema calcula el tiempo en el que el vehículo recorre el tramo y averigua la velocidad media, no la velocidad puntual.

Radares en vehículos o en trípode

Los radares instalados en vehículos son operados por agentes de la Guardia Civil, de los Mossos d’Esquadra o de las policías locales y pueden estar instalados tanto en estático como en movimiento. Estos últimos son los popularmente conocidos como radares móviles.

Por su parte, los trípodes son estáticos y operados por agentes. Normalmente se sitúan al margen de la vía.

Drones

Además de estos sistemas, ya se empieza a vigilar el tráfico a través de drones y parte de esta vigilancia pasa por garantizar que se respetan los límites de velocidad pero también el tráfico en general, como por ejemplo que no se hagan adelantamientos donde no se debe. El dron sobrevuela la zona vigilada equipado con una cámara de alta definición, el operador del dron recibe las imágenes en una pantalla acoplada a los mandos de control y las transmite al instante. Las infracciones registradas pueden ser utilizadas para tramitar denuncias.

Y ahora, la gran pregunta ¿es legal avisar de los radares? Recientemente Google Maps ha introducido avisos de la presencia de radares. Avisar de la ubicación exacta de un radar fijo o de tramo está totalmente permitido. De hecho, es una información pública que la propia DGT tiene en su web.

Por el contrario, no son legales los detectores  que rastrea y localiza los radares próximos ni tampoco los inhibidores que anulan el funcionamiento de los radares.