Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios y recoger datos estadísticos. Continuar navegando implica su aceptación. Más información Aceptar

08-08-2018

Señales que te alertan que debes cambiarte de coche

Hablar de la vida útil de un vehículo no es fácil, ya que son muchos los factores que reducen o alargan su durabilidad, como el mantenimiento preventivo y correctivo, el uso y forma de conducir y el clima. Es más probable que tu coche dure más, si se le realizan todas las revisiones que estipula el fabricante, si lo conduces de manera eficiente y vives en una zona donde la meteorología no sea muy severa.

En cualquier caso, en algún momento llegará el día en que deberás cambiarte de coche (o al menos, deshacerte del actual). ¿Cuáles son las señales que te indicarán que ese momento está cerca?

- Escuchas ruidos extraños: no sabes muy bien de donde vienen, pero escuchas ruidos tanto cuando arrancas como cuando estás en marcha.  
- Notas vibraciones: como en el caso de los ruidos, empiezas a notar que vibra el volante o los pedales o en la transmisión… Incluso puede que las vibraciones sean las causantes de algunos de los ruidos que escuchas.
- La temperatura del motor no es estable: el motor se calienta de repente o, simplemente, su temperatura varía demasiado a menudo.
- Hay pérdidas de líquidos: uno de los síntomas más frecuentes y que hace evidente el desgaste del vehículo. Si notas que las juntas y manguitos pierden fluidos, cada vez de forma más frecuente, significa que el coche está empezando a despedirse de ti.
- El humo del tubo de escape es negro: si sale humo negro por el tubo de escape es una señal de que el motor está quemando mucho combustible y, cuidado, porque puede estar provocando desperfectos en otras piezas.
- El exterior está en mal estado: es probable que si había un pequeño golpe ahora se haya oxidado. En definitiva, con el paso del tiempo es más fácil que la carrocería se vea en mal estado, por mucho que lo limpies.

En conclusión, si las averías son cada vez más frecuentes, es decir que cada dos meses te toca ir al taller por una cosa u otra, y las últimas ITV cuesta pasarlas a la primera, el coche te está pidiendo a gritos su jubilación. Si este es tu caso, echa un vistazo a nuestros consejos sobre qué debes tener en cuenta si quieres comprarte un coche nuevo.