Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios y recoger datos estadísticos. Continuar navegando implica su aceptación. Más información Aceptar

27-02-2019

Retenciones, ¿cómo actuar?

En una operación salida o el camino de ida y vuelta al trabajo pueden ser situaciones donde previsiblemente pueden producirse retenciones. Pero hay otras que no son tan previsibles y puedes encontrártelas en el lugar y momento menos pensado, por ejemplo al dejar atrás una curva. De ahí, la importancia de que cuando conduzcas lo hagas con tus cinco sentidos.

Hay diversas causas que pueden derivar en retenciones. Quizás las más evidentes sean un accidente o una avería. Pero también el hecho de no seguir una velocidad constante, algo que suele ocurrir cuando se circula más rápido de lo permitido y se reduce la velocidad de manera más o menos brusca al acercarse a un radar.

En cualquier caso las retenciones están presentes en la vida de todo conductor, ¿cuál es la mejor manera de hacerles frente?

  • Si sufres una avería es importante que lo señalices. Debes poner los cuatro intermitentes, el chaleco reflectante antes de bajar del vehículo y por último los triángulos. Una vez el vehículo no suponga un riesgo para el resto de usuarios de la vía y tú también estés seguro de no correr riesgos, avisa del incidente.
  • Evita el efecto mirón. Decíamos que una de las razones de las retenciones son los cambios constantes de velocidad. Este efecto se produce cuando hay un accidente o una avería y los conductores ralentizan su marcha para mirar lo que está ocurriendo. Es una conducta muy peligrosa porque implica desatender la conducción, algo impensable porque puede provocar una colisión por alcance.
  • Si la retención es debida a un accidente, facilita el paso a los vehículos de emergencia. Eso sí, siempre que te sea posible.
  • Pon atención a los paneles de mensajería variable. Estos paneles sirven para informar a tiempo real a los conductores de la situación de las carreteras para ayudarte a tomar decisiones, como tomar una ruta alternativa.
Y, siempre que puedas, evita las retenciones que provocan el conocido efecto acordeón. ¿Cómo? Siendo lo más homogéneo posible en la velocidad, respetando la distancia de seguridad, poniendo toda tu atención en la carretera para reaccionar poder anticiparte y  también procura estudiar con antelación la maniobra que vayas a realizar para que la realices con la máxima seguridad y fluidez.