Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios y recoger datos estadísticos. Continuar navegando implica su aceptación. Más información Aceptar

13-12-2016

¿Qué revisan en un coche en la ITV?

Para pasar la Inspección Técnica de Vehículos es recomendable pedir cita previa online para la ITV, donde seleccionarás el día y la hora que mejor te vayan. Cuando llegue el día, irás hasta la estación de ITV que seleccionaste y ahí deberás dirigierte a las oficinas para entregar la documentación del vehículo y realizar el pago. Una vez hecho, se te indicará la línea donde deberás esperar a que los inspectores técnicos empiecen la revisión ITV del coche.

Pero, ¿qué puntos se revisan en la ITV de un coche?

Identificación del vehículo: se comprueba que la marca, modelo, matrícula y número de bastidor coincidan con la documentación del coche.

Acondicionamiento exterior: se analiza que la carrocería y chasis no presenten ningún defecto que pueda suponer un peligro para tu seguridad y las de los demás, que los vidrios estén en buenas condiciones y no presenten algún defecto que entorpezcan el campo visual, y que el número de espejos retrovisores sea el necesario y, por supuesto, que estén en buen estado. También se mira que los limpiaparabrisas funcionen, así como el mecanismo de apertura y cierre de las puertas, tanto por fuera como por dentro del coche. 

Acondicionamiento interior: se comprueba que los asientos dispongan de cinturones de seguridad y que estos realicen su función, además de comprobar el estado del sistema de fijación y anclaje de éstos. 

Alumbrado y señalización: se verifica que las luces de cruce y de carretera estén bien regladas, y que todos los dispositivos de iluminación y señalización estén homologados y funcionen perfectamente.

Emisiones contaminantes: se analizan que los niveles de emisiones de los vehículos no sean superiores a los establecidos de acuerdo a la fecha de fabricación del vehículo y del tipo de combustible. Del mismo modo, también se comprueba que el ruido del vehículo en cuestión no supere lo permitido en la reglamentación vigente.

Frenos: mediante un frenómetro, se comprueba que la eficacia de la frenada sea igual o superior a la mínima necesaria del vehículo, que las ruedas del mismo eje frenen con el menor desequilibrio posible entre ellas, así como el correcto estado y funcionamiento de los demás elementos del circuito de frenos.

Dirección: se comprueba el estado y buen funcionamiento de todos los elementos de la dirección del coche, la alineación de las ruedas, los componentes de las suspensiones, y el estado y  equivalencia de los neumáticos.

Motor y transmisión: se pone especial atención a las pérdidas de aceite y al estado de sus anclajes; se comprueba el estado general y fijación de la batería; las tuberías y el sistema de alimentación del depósito de combustible y también el sistema de escape.

En la revisión de ITV también se comprobará que el coche no haya sufrido ninguna reforma que no esté legalizada ni figure en la ficha técnica del vehículo.