Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios y recoger datos estadísticos. Continuar navegando implica su aceptación. Más información Aceptar

17-05-2019

¿Qué hay debajo del capó del coche?

Para que un coche funcione adecuadamente requiere de muchos elementos mecánicos y tecnológicos. Muchos de ellos se encuentran en la parte delantera, concretamente en el capó, pero muchos no conocen qué hay en él. Te explicamos de forma sencilla los componentes más importantes que se encuentran en esta parte del coche.

Cabe destacar que los capós de los coches muy antiguos están llenos de cables, manguitos y piezas metálicas rodeando a un motor bien visible. Ahora todos los motores llevan tapas de plástico para proteger las piezas de la humedad, la suciedad y de posibles accidentes. Al mismo tiempo, esas tapas también insonorizan el ruido del motor y solo quedan accesibles los puntos para verificar los niveles de los líquidos o para rellenarlos.

El número de chasis: éste no es que sea ningún elemento mecánico que contribuya al correcto funcionamiento del coche, pero sí que es muy importante porque se trata del identificador del coche. Es como nuestro DNI, personal e intransferible. Suele estar grabado en varias piezas del chasis para dificultar su manipulación.

La batería: aunque algunos modelos lo llevan en algún otro lugar, lo habitual es encontrarla debajo del capó. La batería es la encargada de suministrar electricidad al coche mientras el motor está parado. De hecho, gracias a ella el coche arranca. Es fácil de identificar: de los cables que van conectados a sus extremos, el terminal positivo suele ir protegido con una tapa de color rojo, en cambio el negativo está sin protección.

Alternador: es una pieza redonda y metálica que se acciona con una correa y con unas ranuras que permiten ver cables en su interior. Es el encargado de generar toda la electricidad que necesita el vehículo mientras el motor está en marcha.

El depósito refrigerante: es el depósito translúcido más grande del motor. Suele contener un líquido rosa o verde en su interior que es parte del anticongelante que refrigera el motor del coche. Nunca debe abrirse el tapón si el motor está caliente, podría salpicar líquido muy caliente. Su nivel debe comprobarse con el motor frío, el cual siempre debe de estar entre el máximo y el mínimo que marcan las señales que hay en el depósito.

El depósito del limpiaparabrisas: la tapa suele ser de color azul con icono en forma de parabrisas bastante inconfundible. Su depósito suele estar oculto pero es fácil comprobar si hay líquido o no abriendo la tapa.

La varilla del aceite: ésta permite verificar el nivel del aceite del motor y es fácilmente reconocible porque tiene una pequeña manilla, de color amarillo normalmente, que sobresale. Para comprobar el nivel de aceite, hay que hacerlo con el motor en frío y en un lugar llano, sacando la varilla, limpiándola, volviéndola a introducir hasta el fondo y volviéndola a sacar. La mancha de aceite debe estar entre las marcas de máximo y mínimo.

El tapón de llenado de aceite: suele estar cerca de la varilla del aceite y se reconoce porque lleva impreso las palabras “ENGINE OIL”. En caso de que tuvieras que rellenar el aceite, deberías de hacerlo por aquí.

El líquido de frenos: es un pequeño depósito de tapón negro con letras amarillas, entre las que pone BRAKE FLUID. Es fácil comprobar a simple vista su nivel, el cual debe estar en las marcas de mínimo y máximo.

La caja de filtro de aire: se reconoce por ser como una caja de plástico de gran dimensión de la que entran y salen conductos de plástico de un diámetro considerable.

La caja de relés y fusibles: es una caja que puede abrirse sin herramientas y está identificada con el icono de un fusible. Es ella se ubican los relés, una especie de interruptores automáticos como los de los intermitentes, y los fusibles, que son pequeños dispositivos que protegen los elementos eléctricos del coche en caso de que se produzca una subida de intensidad. 

Los inyectores: son un entramado de tubos y piezas que son los que forman el sistema de inyección y son los encargados de suministrar el combustible.
El colector de admisión: es una pieza grande y larga de acero o aluminio que conforma el circuito por donde circula el aire que acabará dentro de los cilindros del motor.

Estos son los elementos más fáciles de reconocer pero en el capó del coche aún hay más elementos, como el turbo, el reglaje de faros, los silentblocks, la centralita del motor entre otros. Pero teniendo más o menos claros los explicados son suficientes para que te hagas una idea de lo que hay.