Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios y recoger datos estadísticos. Continuar navegando implica su aceptación. Más información Aceptar

18-10-2018

¿Qué gases contaminantes emite tu vehículo?

Que un vehículo diésel o gasolina contamina a través de su tubo de escape no es ninguna novedad. De hecho, el cuidado del medio ambiente es parte del trabajo que realizamos, de ahí que exista la prueba de contaminación de los vehículos en la ITV, para comprobar que no contaminan más de lo permitido.

Son muchas las informaciones que recibimos alrededor del dióxido de carbono (CO2,) como uno de los causantes del efecto invernadero, o de los óxidos nitrosos (NOx), gases que afectan negativamente a nuestra salud. ¿Pero son estos las únicas emisiones contaminantes de los vehículos? Hablamos de ellas y de las otras menos populares:

Dióxido de Carbono (CO2)
El Dióxido de Carbono está  en el medio ambiente porque nosotros, los humanos, lo emitimos al respirar y, al mismo tiempo, las plantas lo necesitan para la fotosíntesis. Pero un exceso de este gas, más común en los vehículos de gasolina, promueve el conocido efecto invernadero.

Óxidos de Nitrógeno (NOx)
Estos surgen por una mala combustión en el cilindro, por una alta presión en los cilindros y/o por una mala mezcla de combustibles, de ahí que los NOx sean más habituales en motores diésel. De la mezcla de los NOx con el oxígeno o a la humedad resultan otros gases que son peligrosos para nuestra salud ya que pueden desencadenar numerosas patologías, de ahí que hayan llenado tantos titulares, y son los causantes de la lluvia ácida, además de que aceleran el efecto invernadero.

Óxido de carbono (CO)
Cuando en la mezcla de la combustión hay un exceso de carburante o falta oxígeno, tiene lugar el óxido de carbono, un gas más frecuente en vehículos gasolina. Sin embargo, también podrían derivarse del mal funcionamiento de otro tipo de máquinas que nada tienen que ver con la movilidad, como por ejemplo, las calderas. 

Restos de hidrocarburo (HC)
Los restos de hidrocarburo son partículas de hidrocarburos que no han quemado y se dereivan tanto de coches de gasolina como diésel. Son tóxicos y provocan enrojecimiento en los ojos, reacciones en la piel y problemas respiratorios.

Benzopirenos
Los benzopirenos también son partículas que proceden de combustibles menos refinados, es decir, principalmente del diésel. Son partículas cancerígenas que son también responsables de la formación de nubes tóxicas en las ciudades

Parece según el predominio de gases en los diésel y en los gasolina que el primero es más contaminante, a pesar de que han mejorado mucho tecnológicamente para reducir las emisiones. En cualquier caso, la opción más ecológica la encontramos en los vehículos híbridos, de hidrógeno y eléctricos. No obstante, lo ideal sería encontrar un sistema que no fueran contaminantes ni en los desplazamientos ni a la hora de producir la energía motriz.