Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios y recoger datos estadísticos. Continuar navegando implica su aceptación. Más información Aceptar

19-06-2019

¿Qué elementos del coche podrían desaparecer?

Los coches que salen ahora al mercado son cada vez más novedosos. La simplicidad se apodera del diseño, las cámaras, las grandes pantallas y las opciones digitales son los protagonistas de coches por su afán en incorporar mejores tecnologías, enfocadas a responder a nuestras necesidades actuales y futuras.

El freno de mano: ya son muchos coches los que no incorporan la tradicional palanca del freno de mano. Ahora este elemento se activa con un botón. Los más despistados puedan temer esta nueva tecnología, pero está todo pensado ya que suele activarse de forma automática al quitar el contacto y, en muchos casos, el coche cuenta con asistencia de arranque en cuestas.

La llave: algo tan esencial como la llave para conducir el coche puede que ya no lo sea tanto. No es que vaya a quedar el coche abierto, sino que existirán otras formas de abrirlo y controlarlo, por ejemplo desde el móvil. Por el momento, lo que se ve son botones de arranque en lugar de ranuras para meter la llave.

Palanca de cambios: cada vez es más frecuente ver coches con cambio automático y los eléctricos son automáticos sin excepción. Éstos solo tienen una marcha y entregan su potencia completa desde el primer momento, por lo que la palanca de cambios está condenada a desaparecer, tal y como la conocemos. Sin embargo, es probable que siga habiendo un selector para alternar entre directa, neutral y marcha atrás.

Pedales: el embrague ya ha desaparecido en todos aquellos coches automáticos. Ahora la disputa está entre el pedal de aceleración y el de frenado. ¿Desaparecerán? Es probable que acaben evolucionando a una solución similar a la que ha empleado Nissan, el e-Pedal que acelera el coche al presionarlo y lo frena al soltarlo, aprovechándose así el sistema de frenada regenerativa.

Los botones: parece que los botones de los coches se están sustituyendo por pantallas, es decir, cuanto más grande sea la pantalla y menos botones disponibles haya, más moderno será el coche. Además, es muy posible que los botones acaben evolucionando en asistentes de voz, la alternativa más segura.

Tubo de escape: si la tendencia es ir hacia los coches eléctricos no habrá emisiones que expulsar. Por tanto, los tubos de escape desaparecerán, al menos en cuanto a su funcionalidad. Puede que algunas marcas lo mantengan con fin estético.

La tapa del depósito de combustible: no habrá depósito que llenar, así que será innecesaria una tapa que lo cubra. Eso sí, será reemplazada por una toma de carga.

Es evidente que delante de los cambios que está sufriendo el sector de la automoción, las pruebas y puntos a inspeccionar en la ITV evolucionen, adaptándonos a las nuevas necesidades y de este modo poder seguir garantizando los mínimos en cuanto a seguridad vial y respeto al medioambiente como hemos estado haciendo hasta ahora.