Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios y recoger datos estadísticos. Continuar navegando implica su aceptación. Más información Aceptar

Legalizar reformas en la ITV

La mayor parte del trabajo que realizamos en las estaciones de ITV es realizar las revisiones periódicas de los distintos tipos de vehículos que existen para garantizar unas mínimas condiciones de seguridad y preservación del medio ambiente. Si en una de estas inspecciones periódicas detectamos que un usuario ha realizado alguna “reforma” a su vehículo y no ha sido legalizada en la ITV, será un desfavorable. ¿Por qué?

Qué es una reforma
Primero vamos a definir que es una reforma. Según el Real Decreto 866/2010 es toda modificación, sustitución, actuación, incorporación o supresión efectuada en un vehículo después de su matriculación (en remolques ligeros después de ser autorizados a circular) que cambia alguna de las características del mismo.

La reforma más habitual es la de añadir un enganche al vehículo.

Asegúrate que puedes hacerla
Es evidente que no puedes hacerle todo lo que se te antoje al vehículo, para ello existe un Manual de Reformas. Saber que lo que quieres hacerle a tu vehículo es legal es importante para no gastarte el dinero en vano, para ello deberás preguntar al fabricante del vehículo o bien un laboratorio técnico.

Por qué debe legalizarse en la ITV
Si tienes el visto bueno, el siguiente paso importante una vez aplicada la modificación a tu vehículo es legalizarlo en la ITV, que no es lo mismo que homologarlo.

La homologación es el paso previo a la ITV y que garantiza que cumple con los estándares de circulación. En la ITV certificamos que aquellos elementos homologados previamente para el vehículo en cuestión, se han instalados cumpliendo con los criterios de homologación. Si todo es correcto, anotaremos la reforma en la ficha técnica del vehículo, momento en el cual la reforma puede darse por legalizada.

La inspección de una reforma
La legalización de una reforma consta de dos partes:

1) Inspección documental:
se comprueba que los documentos aportados son los adecuados según la normativa vigente. Normalmente son los siguientes, aunque pueden variar según el tipo de reforma.
  • Documentación del vehículo: ficha técnica y permiso de circulación del vehículo.
  • Proyecto técnico: un informe hecho por un ingeniero en el que se detalle el objeto de la reforma, es decir, todos los detalles relacionados con su realización. Normalmente, el proyecto técnico es necesario cuando la reforma requiere análisis y cálculos técnicos.
  • Informe de conformidad: un laboratorio o el fabricante del vehículo certifica que la reforma propuesta en el proyecto técnico puede llevarse a cabo.
  • Certificado del taller: una vez la reforma está aprobada, el taller es quien aplica las modificaciones en el vehículo y quien facilita el certificado conforme el trabajo se ha realizado.
  • Informe final de obra: el ingeniero que realizó el proyecto técnico, ha de elaborar un último documento aprobando la totalidad de la obra.
Si eres el titular, deberás presentar el DNI. Si no lo eres, la persona que se presente en la estación de ITV deberá ir con su DNI y una autorización del titular del vehículo para tramitar la reforma. Puedes descargarte la autorización para personas físicas o bien la autorización para cuando el titular es una empresa.

2) Inspección física: 
se evalúan las modificaciones realizadas de forma exhaustiva para asegurar que se han llevado a cabo según lo establecido en la documentación aportada y que el vehículo sigue cumpliendo los requisitos mínimos de seguridad.

Para legalizar una reforma en la ITV recomendamos contactar directamente con la estación de ITV donde deseas realizar el trámite, ya que difiere de una inspección ITV periódica. De este modo te aseguras de la documentación que debes traer y que tu visita en la ITV sea provechosa.