Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios y recoger datos estadísticos. Continuar navegando implica su aceptación. Más información Aceptar

12-04-2019

Las infracciones más frecuentes (y peligrosas) en moto

La moto es un vehículo ágil y práctico si circulas por la ciudad y placentero para aquellos que la usan para circular por la carretera. Las motos carecen de carrocería, de ahí que sea un vehículo que permite disfrutar mucho de la conducción a aquellos que les gusta conducirlas pero al mismo tiempo que se diga que su carrocería es el propio conductor, porque ofrece escasa protección.

Precisamente por esto, la exigencia que se requiere a la hora de conducir una motocicleta es mayor que la de un coche. Respetar las normas y evitar situaciones peligrosas es incluso más necesario, si no quieres pagarlo caro. Hacemos un repaso de las infracciones más frecuentes (y peligrosas) en moto:

Adelantar sin dejar separación. Del mismo modo que un coche debe dejar una distancia de un metro y medio para adelantar a un ciclista, los motoristas también deben dejar esta separación cuando adelantan por carretera. De este modo es más fácil evitar maniobras inesperadas.

Velocidad inadecuada. En moto, una velocidad excesiva puede suponer una caída con consecuencias muy negativas. De hecho es la primera causa de accidente en motoristas. Para evitarlo, adecua la velocidad a la vía y a la condiciones del tráfico y meteorológicas.

Circular por el arcén. La circulación por el arcén está prohibida, solo puede ocuparse en caso de una emergencia. En retenciones, a veces se ven motos adelantando a los coches por el arcén, pero se trata de un mal uso que hay que evitar.

Adelantar por la derecha. Adelantar por la derecha en carreteras, autopistas y autovías (zonas interurbanas) está prohibido, ya que si el vehículo adelantado quiere volver al carril derecho en ese momento puede ser peligroso. Este peligro aún es mayor si circulas sobre dos ruedas, porque eres menos visible y más inestable.

Cambiar de sentido donde no está permitido. Esta maniobra debe realizarse cuando sea segura, en el tiempo y espacio, y con previa señalización si es necesario. Si se cambia de sentido donde no se puede, como pasos a nivel, túneles o cambios de rasante con poca visibilidad corres un alto riesgo de sufrir un accidente.

Circular con la luz apagada. La iluminación de cualquier vehículo no solo sirve para ver, también para ser vistos. Por tanto, circular con las luces ayuda a hacer más visible a los motoristas y a identificarlos como tal. No olvides encender las luces.

Avanzar entre los coches. El tamaño de las motos les permite colarse por más espacios que los coches, pero que su tamaño lo permita no significa que deban hacerlo. Como cualquier otro vehículo, tienen que circular por el centro del carril y, cuando vayan a cambiar por querer adelantar o girar, deben señalizarlo. Avanzar entre vehículo de manera inadecuada es un riesgo ya que el motorista se vuelve imprevisible.

Invadir el sentido contrario. Más grave es la infracción y más alto el riesgo  si un motorista decide realizar un adelanto invadiendo el carril de sentido contrario. Podría provocar una colisión frontal.

Conclusión: evita las maniobras antirreglamentarias, y sobre todo, las peligrosas. Haz de tu conducción una conducción segura y cómoda, para ti y el resto de conductores de la vía.