Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios y recoger datos estadísticos. Continuar navegando implica su aceptación. Más información Aceptar

13-01-2021

La transmisión del coche en la ITV

La transmisión del coche es un conjunto de elementos que se encargan de transmitir la fuera del motor a las ruedas, es decir, hacen que los neumáticos se muevan de forma adecuada. Estos elementos son la caja de cambios, los palieres, los guardapolvos y las juntas homocinéticas.

Teniendo en cuenta la función que cumple, estarás de acuerdo en que es muy importante que este sistema esté en perfectas condiciones, ya que tiene una relación directa con una conducción segura. Es por eso que, en el momento de pasar la ITV, el inspector va a revisarla por partida doble: al abrir el capó y en el foso.

El inspector ITV pondrá especial atención a los posibles efectos de oxidación, corrosión o presencia de grietas en los elementos que forman el sistema de transmisión. Los defectos leves que se pueden detectar son los siguientes:
  • Pérdida de lubricante en la caja de cambio sin gotear
  • Rotura de guardapolvos
  • Defectos en los sistemas de anclajes
  • Rotura del fuelle de transmisión
Como sabes, los defectos leves no impiden un resultado positivo en la ITV, aunque recomendamos que pases por el taller a repararlos para evitar que se deterioren más y el vehículo pueda sufrir una avería mayor.

En cambio, si el inspector ITV detecta algunos de los siguientes fallos graves, el resultado de la inspección será desfavorable y en este caso solo podrás usar el coche para llevarlo al taller y luego de nuevo a una estación ITV:
  • Pérdida de aceite en la caja de cambio goteando
  • Rotura en el sistema de anclajes
  • Rotura de cualquier elemento del sistema de transmisión