Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios y recoger datos estadísticos. Continuar navegando implica su aceptación. Más información Aceptar

02-05-2018

La revisión de los neumáticos en la ITV

¿Cuántas veces has leído y escuchado que antes de iniciar un viaje con el coche compruebes la presión de los neumáticos así como que el dibujo tenga la profundidad reglamentaria? De hecho, tal como te hemos recomendado en otras ocasiones, son dos aspectos a revisar periódicamente.

Es evidente que los neumáticos son un punto de revisión en la ITV. Son tan importantes que los neumáticos no tienen defectos leves que permitan superar la ITV. En parte, es lógico, pues, al tratarse del único punto de contacto con la carretera, debemos de ser conscientes del papel que juegan y, por tanto, extremar las precauciones y cuidados para circular con seguridad.

Teniendo en cuenta esto, los defectos de los neumáticos en la ITV pueden ser  graves o muy graves. Si hay uno o más defectos graves, la ITV será desfavorable, por tanto tendrás que proceder a cambiar los neumáticos y volver para que verifiquemos que el defecto se ha subsanado correctamente. Si el defecto es muy grave, la ITV será negativa y una grúa tendrá que recoger tu vehículo para llevarlo al taller.

Bien, ¿y qué comprobamos cuando inspeccionamos los neumáticos en la ITV? Básicamente inspeccionamos los siguientes puntos:

  • Características y dimensiones: que los neumáticos estén homologados , es decir, que sus dimensiones coincidan con lo que se indica en la ficha técnica o, en su defecto, se comprueba la equivalencia de neumáticos, y también que el indicie de capacidad de carga y la categoría de velocidad sean los adecuados.
  • Eje: verificamos que todos los neumáticos del mismo eje sean iguales, es decir, del mismo tipo y dimensión.
  • Estado: comprobamos que el dibujo de la banda de rodadura tiene una profundidad mínima (en el caso de los turismos de 1,6 mm), que el desgaste de los neumáticos no sea irregular, así como que no presenten deformaciones, roturas u otros signos de desgaste, que no haya cables al descubierto o signos de rotura en la carcasa.
  • Neumáticos unidireccionales: que el montaje de los neumáticos unidireccionales, es decir de aquellos que solo tienen un sentido de giro y, por tanto, no pueden montarse del revés, esté hecho correctamente.
  • Control de la presión del aire: en los coches que lo tengan, se controlará también el funcionamiento del sistema de control de la presión del aire de los neumáticos mediante su propio sistema de auto-diagnóstico.
Teniendo en cuenta todo lo explicado, lo mejor para evitar un desfavorable en la ITV por las ruedas de tu vehículo es realizar un mantenimiento adecuado de los neumáticos.