Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios y recoger datos estadísticos. Continuar navegando implica su aceptación. Más información Aceptar

03-02-2017

La importancia de los frenos

El sistema de frenos es uno de los puntos clave de seguridad, puesto que son los que permiten que moderes o detengas el movimiento del vehículo. De hecho, es la quinta causa por la que los vehículos no pasan la ITV. Por eso es tan necesario hacer un buen mantenimiento de los frenos del vehículo.

Sin embargo, recuerda que tu vehículo te suele avisar si algo no va bien, aunque a veces te resulte difícil de interpretar. Teniendo en cuenta esto, te explicamos los problemas más frecuentes relacionados con el sistema de frenado del coche, para que, si crees detectar alguno de ellos, puedas ponerle una solución a tiempo.

Pedal esponjoso
Esta sensación al pisar el freno puede deberse a algún problema con los latiguillos, el pistón de la pinza o la propia pinza que está gripada. Aunque también puede darse por la presencia de aire en el sistema hidráulico o que el líquido de frenos sea deficiente o esté mezclado con agua.

Pedal demasiado duro
Cuando vas a pisar el pedal y notas como si opusiera resistencia, es probable que las pastillas estén sucias, ya sea por grasa o por el líquido de frenos. Pero también puede darse este problema porque el disco de frenos esté dañado, que el servofreno falle o, de nuevo, por el líquido de frenos.

Pedal con mucho recorrido
La causas de este problema pueden ser por el líquido de frenos -que esté por debajo de lo recomendado, que hay fugas en el circuito, aire en el sistema o en mal estado- o porque las pastillas estén demasiado desgastadas.

Pedal con menos recorrido
Cuando esto ocurre puede deberse a que las piezas que facilitan la extensión o la retracción de las partes móviles estén defectuosas, lo que provoca que el pedal no vuelva fácilmente a su posición inicial.

El pedal de freno vibra
Sin confundir las vibraciones que se notan cuando se activa el ABS, el pedal de freno puede vibrar si los discos alabeados o los rodamientos de las ruedas del coche están desgastados. También es posible que haya llegado la hora de cambiar las pastillas o los discos de freno.

Bloqueo en una o varias ruedas
Si una o más ruedas se bloquean, significa que alguna parte del sistema de frenado no funciona adecuadamente, está agarrotado, obstruido o hinchado.

El coche chirria al frenar
Es un problema muy común que se produce cuando las pastillas están sucias, desgastadas o son de baja calidad. Aunque también puede ser debido a que les falte alguna pieza o porque los discos de frenos estén en mal estado.

El coche oscila hacia un lado
Puede ser debido a que las pastillas de freno estén sucias, impregnadas de grasa o de líquido de frenos. Aunque, éste es un problema que puede que no esté directamente relacionado con el sistema de frenos, sino con que alguno de los neumáticos no tenga la presión correcta.

Frena poco en caliente
A pesar de que puede ser porque las pastillas estén en mal estado o sean de mala calidad, lo más probable es que se deba al fading. El fading es el exceso de trabajo que hace el sistema de frenado en un momento determinado. Y, a más temperatura, menos eficacia. Por eso se recomienda utilizar el freno de motor siempre que sea posible.

Estos son algunos de los síntomas que puedes notar si hay algún problema en el sistema de frenado de tu coche. En cualquier caso, no olvides hacerle el mantenimiento a tu vehículo y pasar la ITV cuando le toque, ya que ambas son las mejores formas de prevenir cualquier avería. O, si tienes alguna duda  y lo prefieres, siempre puedes pedirnos cita para una ITV voluntaria, para que le echemos un vistazo genérico al tu vehículo, o parcial, es decir, para mirarte los frenos o cualquier otra parte de la que tengas dudas.