Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios y recoger datos estadísticos. Continuar navegando implica su aceptación. Más información Aceptar

24-05-2018

Inspecciones ITV voluntarias

Cuando piensas en la ITV sueles asociarlo a una obligación con la que cumplir, de manera semestral, anual o bianual, según la antigüedad de tu vehículo y su periodicidad. Y, aunque es así, es un trámite en beneficio de tu seguridad. Sin embargo, puedes pasar la ITV sin que te haya caducado y sin que varíe la fecha de caducidad pasando una inspección voluntaria. ¿Y para qué sirve?

La ITV voluntaria es una inspección completa que puedes realizar en cualquiera de nuestras estaciones como revisión de seguridad antes de un viaje, por ejemplo, con la ventaja de que su precio es un 60% inferior al coste de una ITV periódica. O bien, puedes realizar una ITV voluntaria parcial para realizar alguna comprobación más concreta, como por ejemplo del sistema de frenos o de dirección.

En una de las ocasiones donde la ITV voluntaria puede ser más útil es en el momento de realizar la compra de un vehículo de segunda mano. A veces ocurre que cuando el nuevo propietario de un coche va a pasar la ITV ésta resulta desfavorable, porque tiene alguna reforma no legalizada, por ejemplo que el parachoques es distinto al de serie, o bien el vehículo tiene algún defecto grave que no es fácil de comprobar a simple vista, como algún defecto en la suspensión o que contamina mucho, y eso significa un mayor consumo y posibles defectos en el motor a corto plazo.

Si al ir a comprar un vehículo de segunda mano pasas una ITV voluntaria, tendrás la tranquilidad de circular seguro. Y, si aparece algún defecto, solo tienes que acudir al taller para repararlo.  Del mismo modo que si eres quien quiere vender el vehículo, una ITV favorable, es sinónimo de confianza de cara a tu posible comprador.

Además, si detectas algún ruido extraño en tu vehículo y quieres asegurarte de que los frenos, la dirección del vehículo y/o la suspensión están en buen estado, tres partes importantísimas a nivel de seguridad, puede ser una buena razón para acudir a la ITV a pasar una inspección voluntaria. 

Por tanto, si quieres circular más seguro, realizar una inspección voluntaria es una buena garantía. Al fin y al cabo, en la ITV velamos para que los vehículos sean más seguros y menos contaminantes.

¡Pide cita ITV para pasar una inspección voluntaria con Certio!