Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios y recoger datos estadísticos. Continuar navegando implica su aceptación. Más información Aceptar

20-03-2019

¿Es lo mismo un SUV que un 4x4?

Los SUV se han convertido en una moda con muchas perspectivas de futuro. Muchos de sus dueños, movidos evidentemente por la publicidad, aseguran tener un 4x4, es decir, un coche con tracción en las cuatro ruedas y por tanto con capacidad de hacer frente a cualquier tipo de terreno. Por eso también se los conoce como “todocaminos”, “crossover” o “all roads” como usa Audi. Pero la realidad es que no todos los SUV tienen tracción total.

Analicemos con más profundidad estos coches de moda. Los SUV (Sport Utility Vehicle) se aproximan más a un turismo que a un 4x4, de hecho vienen de los turismos, pero con una estética más aventurera y deportiva que la de una berlina o un monovolumen, con una mayor distancia del suelo y con mayor capacidad tanto a nivel de habitabilidad como de maletero.

Un auténtico todoterreno tiene un bastidor rígido (aunque existe alguna excepción como el Mitsubishi Montero), está formado por vigas estructuradas en forma de escalera sobre las que descansa la carrocería, lo que permite una gran robustez ante terrenos irregulares donde una rueda podría quedar puntualmente al aire. Los 4x4 se caracterizan también por su caja de cambios, conocida como reductora, la cual impulsa el vehículo a través del eje trasero pero permite engranar el delantero cuando la situación lo requiere. De ahí su nombre 4x4 y de que haya sido un coche muy típico en terrenos de montaña.

Una vez definidos estos tipos de coche, ¿qué tienen de parecido un 4x4 y un SUV? La verdad es que poco teniendo en cuenta sus características, salvo que algunos SUV sí tienen tracción total. Pero la mayoría de ocasiones su versión es 4x2 con tracción delantera, que es más que suficiente para su principal función: circular de forma infatigable sobre el asfalto.

Y entonces, ¿por qué se les llama también crossover o todocaminos? Porque gracias a su carrocería más elevada son más capaces que los turismos tradicionales de adentrarse en caminos algo más rurales. Al fin y al cabo los SUV son la respuesta a la demanda de un público sobre todo urbano, tanto joven como familiar, que opta por un coche deportivo, espacioso y al mismo tiempo útil.