Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios y recoger datos estadísticos. Continuar navegando implica su aceptación. Más información Aceptar

20-02-2019

Consejos para ser un buen “paquete” en la moto

A pesar de que pueda parece fácil subirse y circular en moto, puede no serlo tanto. No nos referimos tanto al conductor, el cual por el propio interés de conducir una moto, tendrá más idea de manejarla, ya que lo habrá hecho previamente para sacarse el carné. Hablamos del copiloto, que no siempre es un “paquete” fácil de llevar.

Por eso, vamos a dar algunas ideas para ser un buen copiloto de moto, porque su comportamiento sobre la moto condicionará la conducción.  

¿Cómo subirse? Eso dependerá del tipo de moto, del piloto, de la fuerza que tenga, de si sus pies llegan o no al suelo…  Por ejemplo, si te subes a la moto como si fuera un caballo -poniendo un pie en la estribera y auparse apoyándose en el conductor- y el piloto no llega al suelo, la caída está prácticamente asegurada. La manera estándar y mejor en la mayoría de ocasiones requiere un poco más de flexibilidad y esfuerzo por parte del pasajero: alzar la pierna que irá al lado opuesto del asiento, siendo el trasero lo primero que se apoye en el asiento, que al ser la parte más centrada de la moto es donde mejor se repartirá el peso. El cómo bajarse se centra en hacer justo el movimiento contrario.

¿Cómo y dónde agarrarse? Agárrate donde te sientas más cómodo tanto tú como el piloto. Sin embargo, en la mayoría de motos hay unas asas en el colín que son precisamente para agarrarse. Pero quizás, dependiendo de la moto, prefieres agarrarte sobre el depósito o bien abrazando al conductor.

¿Cuál es la posición correcta? De nuevo, el tipo de moto tiene mucho que ver a la hora de definir la posición idónea por parte del copiloto. Si se trata de una scooter o una moto tipo gran turismo, te recomendamos que mantengas una posición erguida y relajada. Si la moto es una deportiva donde la posición del piloto se acopla al depósito, deberás agacharte junto a él, como si los dos fuerais uno. Lo importante es no dejar caer todo tu peso sobre el conductor para no molestarle y para no aplastarle, especialmente en las frenadas o acelerones, o para evitar que choquen los cascos.

¿Qué hacer en los giros y curvas? Quizás este es el momento más complicado y por tanto el más importante saber afrontar. Debes saber que mantenerse recto no es lo correcto y echarse hacia el lado opuesto es incluso peligroso, ya que podría impedir que la moto se inclinase lo necesario para girar en una curva. Debes seguir inclinarte hacia el mismo lado que va a hacerlo la moto, pero siempre de manera natural, si el movimiento se exagera hay riesgo de caer.

Relájate y trata de disfrutar: es normal sentir miedo en la moto, la carrocería prácticamente eres tú. Pero si estás en constante alerta te sentirás extenuado, tu tensión muscular acabará pasándote factura y tu tensión ser verá reflejada en la posición, la cual va a afectar también al conductor. ¡Déjate llevar y verás que será una experiencia agradable!