Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios y recoger datos estadísticos. Continuar navegando implica su aceptación. Más información Aceptar

26-03-2021

Conducir una furgoneta

Las furgonetas son un tipo de vehículo cada vez más presente en nuestras carreteras. Estos últimos años sobre todo, a raíz del auge del comercio electrónico. A pesar de que las furgonetas han evolucionado mucho y su conducción cada vez es más similar a la de los turismos, son vehículos más grandes y pesados que implican una habilidad determinada para conducirlos.

Existen distintos tipos de furgonetas, según si están fabricadas solo para el transporte de mercancías, cuya cabina suele estar integrada en la carrocería, o también para el transporte de personas. Incluso hay vehículos comerciales ligeros, denominados también mixtos adaptables, que son lo más parecido a un turismo que también se utilizan como coche de familia.

Antes de ponerte al volante de una furgoneta, ten en cuenta que, aunque sirva el mismo permiso de circulación, sus características dinámicas y de utilización son distintas:
  • La mayor dimensión que suelen tener las furgonetas respecto a los turismos, hacen que el campo de visión se reduzcanotablemente, especialmente en lo que respecta a la visión trasera y a los ángulos muertos
  • Como suelen ser vehículos de mayor altura, su centro de gravedad es más alto, lo que los hace más inestables y sensibles a vientos laterales.
  • El peso de las furgonetas es 2 o 3 veces mayor que el de un turismo. Cada vehículo tiene una masa máxima autorizaday el reparto de la misma dentro del vehículo es muy importante para que éste responda correctamente ante frenazos y en curvas.
Por todas estas características, las furgonetas tienen unos límites de velocidad diferentes al de los turismos, variables dependiendo del tipo de furgoneta y de la vía por la que circule:
  • En vías interurbanas sin arcén o con un arcén menor a 1,5 metros de ancho, la velocidad máxima se establece en 80 km/h para furgonetas ligeras o derivados de turismo, y de 70 km/h para furgonetas o furgones.
  • Si el arcén tiene como mínimo 1,5 metros la velocidad, para las furgonetas ligeras o derivados de turismo se incrementa a 90 km/h y para furgonetas o furgones a 80 km/h.
  • En autopistas y autovías, la velocidad también está limitada a 100 km/h para vehículos comerciales ligeros, y a 90 km/h para las furgonetas o furgones.
Te recomendamos que pongas especial atención en las siguientes situaciones:
  • Circular detrás de otro vehículo: En esta situación la distancia de seguridad se debe aumentar con respecto a cuando se circula con un turismo, especialmente porque las furgonetas son vehículos más pesados. Esto unido a que suelen circular con bastante carga de mercancías provoca una reducción de su capacidad de frenado.
  • Adelantamientos: Adelantar con un vehículo pesado y más voluminoso conlleva aumentar la precaución a la hora de realizar la maniobra. Es importante que el conductor conozca bien la capacidad de aceleración del motor que lleva su vehículo para no llevarse sustos innecesarios.
  • Transportar carga: En vehículos grandes y altos es especialmente importante distribuir la carga correctamente para evitar que el comportamiento dinámico se vea afectado. Los objetos más pesados se deben colocar en la parte más baja del espacio de carga y entre los dos ejes. También es imprescindible sujetar bien toda la carga para evitar desplazamientos durante el trayecto. Con un vehículo muy cargado hay que realizar movimientos más suaves al volante y siempre estar muy pendiente de la carretera para prever las necesidades con más antelación.
  • Condiciones meteorológicas adversas: Si el suelo está mojado por lluvia, niebla o nieve hay que aumentar aún más la distancia de seguridad. Como te decíamos, las furgonetas, al ser vehículos más altos, son más sensibles al viento lateral, por lo que debes sujetar el volante con fuerza, sobre todo cuando adelantes a un camión o salgas de un túnel.
  • Visibilidad reducida: Las furgonetas por lo general ofrecen una visibilidad más reducida comparada con la de un turismo e incluso algunas no tienen espejo retrovisor interior, lo que obliga a estar mucho más pendiente de los retrovisores exteriores y de los ángulos muertos.
Por último, no descuides el mantenimiento de tu furgoneta, entre el que está pasar la ITV cuando sea necesario. Consulta la periodicidad con la que debe pasar la inspección.