Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios y recoger datos estadísticos. Continuar navegando implica su aceptación. Más información Aceptar

31-07-2018

Cómo saber qué neumáticos elegir

No hay defectos leves en la ITV cuando se hablamos de neumáticos: o están en perfecto estado o no son seguros para conducir. Por tanto, si los neumáticos están desgastados o son viejos, es imprescindible cambiarlos por unos nuevos. Es así de fácil. Y, a poder ser, de la mejor calidad posible.

¿Cuándo hay que substituirlos?
Por un lado, los neumáticos caducan. Por tanto, el fabricante pauta la fecha de caducidad según la marca y el modelo del vehículo.

Por el otro, la razón más evidente y necesaria: el desgaste de los neumáticos. En los coches, cuando el dibujo de la rodadura tiene una profundidad inferior a 1.6mm, significa que toca cambiarlos. El desgaste de los neumáticos también puede venir porque las gomas se ven cuarteadas o con grietas, debido al sol, la humedad o la sal en la carretera en las zonas de montaña.

Tipos de neumáticos
Podemos distinguir entre tres tipos de neumáticos, según el tipo de goma de éstos. En España, los más demandados son los neumáticos de verano, pensados para funcionar perfectamente a partir de los 7º de temperatura en adelante. No obstante, no sirven para el frío extremo y la nieve.

Para estas circunstancias, existen los neumáticos de invierno, ideales para afrontar las condiciones frías del invierno sin perder adherencia, gracias a que su estructura es más elástica y el dibujo del neumático más profundo y ancho.

Por último, los neumáticos mixtos, también conocidos como all season, son los más versátiles para llevar durante todo el año. Sin embargo, con el calor se desgastan más que los de verano y en nieve no excluyen llevar cadenas como sí hacen los de invierno.

Dependiendo de donde vivas y por donde suelas desplazarte, te convendrán más un tipo u otro.

¿Cómo leer la etiqueta?

Etiqueta de neumáticos
Desde hace unos años, los neumáticos llevan una pegatina que muestra tres informaciones: la resistencia a la rodadura, la adherencia sobre las superficies mojadas y el ruido.

La resistencia a la rodadura se especifica con letras, de la A (la más eficiente) a la G (la menos eficiente). Entre estas dos letras puede haber una diferencia de consumo de hasta un 7,5% en toda la vida útil del neumático. Pero también hay que tener en cuenta que, cuanto menor sea la resistencia a la rodadura, menor será el agarre. Por tanto, una letra será mejor para ti según tu tipo de conducción, más económica o más segura.

El segundo dato, la capacidad de frenada sobre suelo mojado, también se especifica con letras que van de la A a la G. Quizás te ayude a conocer su relación si te decimos que, una frenada de emergencia a 80km/h, ser realizará 18 metros antes si circula con neumáticos A en lugar de G.

Dicho todo esto, el precio no debe ser el factor principal para elegir un neumático. A la hora de elegir neumáticos, es importante decantarse por marcas de confianza, que fabrican gomas de calidad y almacenan correctamente los neumáticos antes de venderlos y elegir los más económicos según las prestaciones más idóneas para ti.