Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios y recoger datos estadísticos. Continuar navegando implica su aceptación. Más información Aceptar

13-06-2017

Revisión de la suspensión en la ITV

Una de las partes del coche que se analizan en la ITV es la suspensión, componente que absorbe los movimientos e irregularidades del suelo, ayudando a tener una mejor adherencia en la carretera. Tener la suspensión en perfecto estado es tan importante como tener los neumáticos. De hecho, que la suspensión no funcione adecuadamente es una de las causas por las que los neumáticos se desgasten antes de tiempo.

Teniendo en cuenta la definición de suspensión, es evidente que debamos asegurar que tanto coches como motos dispongan de un sistema de suspensión funcional, que garantice una conducción  estable y segura.

¿Cómo se comprueban los posibles defectos de la suspensión? Mediante la inspección visual se comprueba el estado y fijación de los diferentes componentes, poniendo especial atención en las fijaciones de la suspensión al chasis y sus posibles holguras, la presencia de fisuras, posibles daños o deformaciones, síntomas de corrosión o desgaste, y la existencia de fugas de aceite.

Y así están clasificados los distintos defectos relacionados con la suspensión, según el Manual de procedimiento de inspección de las estaciones ITV:

Defectos leves:

  • Pérdida de aceite u otro fluido sin goteo continúo.
  • Guardapolvos rotos o inexistentes.
  • Rotura de una hoja de la ballesta rota, siempre que queden más hojas en buen estado.

Defectos graves:

  • Cuando el banco de suspensión marque un mal estado.
  • Rotura o inexistencia de los topes de suspensión.
  • Muelles en mal estado o con mala sujeción.
  • Rótulas con holguras.
  • Falta de algún componente, mala sujeción o mal estado.
  • Barra estabilizadora en mal estado o con mala sujeción.
  • Tirante de reacción en mal estado o con mala sujeción.
  • Brazo oscilante en mal estado o con mala sujeción.
  • Ballesta maestra o contramaestra rota o más de una hoja de ballesta
  • Sujeciones, abrazaderas de las ballestas rotas.
 

Además, en Certio hacemos uso del banco de suspensión, una prueba que es fácil de reconocer, ya que el coche vibra. A pesar de que la normativa no obliga a realizarla y, por tanto, no va a rechazarse el coche en la ITV por ningún defecto encontrado en esta prueba, creemos en la importancia de realizarla, ya que ella nos da información muy útil para revisar la eficacia, el estado y equilibrado de la suspensión del coche en marcha.  
 
En caso de las motos, en Certio también hacemos una prueba adicional para comprobar la eficacia de la suspensión, pero no a través del banco de suspensión, sino mediante una prueba dinámica que realizan nuestros técnicos.  
 
Porque en Certio nos preocupa tu seguridad en la carretera.