Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios y recoger datos estadísticos. Continuar navegando implica su aceptación. Más información Aceptar

05-04-2017

Mantén tu moto en forma

Tener tu moto en forma es sinónimo de seguridad. Para ello tienes que realizar un buen mantenimiento y hacer las revisiones que aconseja el fabricante, además de pasar la ITV. Sin embargo, para tener tu moto a punto es bueno que vayas más allá y que cada cierto tiempo revises algunos puntos, sobre todo, si haces varios kilómetros con ella.

¿Qué puntos esenciales de tu moto debes revisar con relativa frecuencia?

El nivel de aceite: revisar el nivel de aceite de la moto es un básico para el correcto funcionamiento de la moto y evitar averías serias. Normalmente, en el cárter suele haber un ojo de buey o un tapón con una varilla que te ayudará a saber si es necesario rellenar o no. En el caso de que lo sea, es recomendable seguir las indicaciones del fabricante.

Los neumáticos: es peligroso ir con unos neumáticos demasiado gastados, deshinchados o excesivamente hinchados. Es por eso que es importante que, al menos una vez al mes, revises la presión de los neumáticos. También echa un vistazo a la profundidad del dibujo, aunque con menos frecuencia, y, al mismo tiempo, mira que no haya grietas, cortes o formaciones extrañas en los neumáticos de tu moto.

La cadena: la cadena debe estar tensada, tal y como marca el manual de la moto, y procurar que esté correctamente engrasada.

Las pastillas de freno: para asegurarte de que el estado de las pastillas de freno de la moto están en buen estado, debes fijarte en las ranuras de su superficie. Si ves que están muy desgastadas, es recomendable que lleves la moto al taller para que las cambien cuanto antes, para evitar que la pastilla roce con la parte metálica del disco y la avería sea más cara.

Limpieza de la moto: la limpieza es un factor fundamental para el cuidado y mantenimiento de la moto, ya que así es cómo se evita que la suciedad se acumule y entre por las juntas de los diferentes componentes de la carrocería. Algunas motos no soportan bien lavarlas con agua a presión, así que, la mejor opción es un cubo de agua y una esponja. Utiliza jabones especiales para que no se coma el brillo o afecte a la pintura de la moto.

Así tendrás la moto siempre en forma. No olvides pedir cita ITV si hace más de 4 años que la tienes o ya hace dos años de la última vez que le pasaste.