Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios y recoger datos estadísticos. Continuar navegando implica su aceptación. Más información Aceptar

14-07-2017

Los fallos que puedes evitar antes de pasar la ITV

Como sabes, en la ITV inspeccionamos los vehículos con la finalidad de garantizar la seguridad en la carretera y el cuidado por el medio ambiente. Lo ideal para todos es superar la ITV sin ningún defecto, pero si ocurre y es considerado grave según el Manual, se debe subsanar y volver a la ITV para su comprobación. Y lo cierto es que hay algunos defectos graves que podrías ver tú mismo y evitar antes de pasar la ITV.

Testigo MIL (Malfunction Indication Lamp)
Este testigo indica que hay un fallo en el motor, normalmente relacionado con la inyección de combustible. Por eso, según el Manual de Inspección de ITV no es posible realizar la prueba de opacidad de los diesel si está encendido o la de los gases en los gasolina, además de considerarse un defecto grave. Por tanto, si el testigo MIL está encendido, es mejor que pases por el taller, ya que te está avisando de un problema que afecta directamente a tu seguridad.

Testigo de Airbag
Si esta luz está encendida quiere decir que hay algún mal funcionamiento del airbag y, por tanto corres el riesgo que, ante un impacto, el airbag no actúe como debe. Así que, por tu seguridad, no esperes a que el inspector de la ITV te lo comente, llévalo antes a arreglarlo.

Nivel de aceite
Uno de los requisito que debemos cumplir cuando inspeccionamos un vehículo diesel es comprobar el nivel de aceite para asegurarnos de que el motor está en condiciones de poderle realizar la prueba de opacidad. Pero, independientemente de ser un requisito para superar la ITV, es importante de cara a la conducción: ya que, por debajo del mínimo, puede llegar a griparse el motor, y, por encima, puede generar averías serias en el motor y catalizador de los vehículos.

”testimonios

Alumbrado y señalización
La mayoría de vehículos no supera la ITV por algún defecto grave en el alumbrado del vehículo, como por ejemplo, que no funcione alguna de las luces de cruce o alguno de los intermitentes. Con poner la llave en el contacto del vehículo y probar que funcionan todas las bombillas del alumbrado y señalización, es suficiente para evitar ser rechazado en la ITV.

Cristales y espejos
Los cristales del vehículo deben de tener marca de homologación, por lo que tampoco pueden incorporar láminas parasol que no llevaran de origen. Puedes instalar láminas tintadas en los cristales del vehículo, menos en el parabrisas y las ventanas del conductor y el acompañante, pero siempre deben estar homologadas. Además, debes tener en cuenta que ningún cristal ni espejo puede presentar golpes o fisuras. Por otra parte, las ventanillas deben poder bajar y subir correctamente.

Cinturones y puertas
Todas las puertas del vehículo deben abrir, tanto por dentro como por fuera, porque, en caso de accidente hay que poder acceder al vehículo. Con los cinturones ocurre algo similar: el vehículo deber disponer de tantos cinturones como plazas, y todos ellos deben estar homologados y funcionar correctamente.

Placa de la matrícula  
La placa de la matrícula debe estar homologada y estar en buen estado, ya que el vehículo debe poderse identificar perfectamente. Así que, asegúrate que tu matrícula es bien legible antes de acudir a una de nuestras estaciones de ITV.

Neumáticos
Es uno de los elementos fundamentales del vehículo, del que ya hemos hablado más concretamente en anteriores ocasiones. Es por eso que, no sólo para pasar la ITV, revises mensualmente la presión de los neumáticos y que su desgaste no esté por debajo de lo que marca el testigo. Recuerda que también es importante respetar la equivalencia de los neumáticos en el caso de querer cambiar las ruedas de tu vehículo.

Si compruebas todos estos puntos a menudo, no solo te ahorrarás ir y volver de la ITV, sino que estarás realizando un adecuado mantenimiento de tu vehículo y eso se traducirá en una mayor seguridad.