Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios y recoger datos estadísticos. Continuar navegando implica su aceptación. Más información Aceptar

22-11-2016

¿Llevas correctamente el cinturón de seguridad?

Lo más probable es que, inmediatamente después de subir al coche, te abroches el cinturón de seguridad. Es lógico, pues los beneficios de llevarlo son evidentes: se reduce entre el 50 y el 77% el riesgo de muerte en accidentes de tráfico, y alcanza su máxima eficacia en el caso de que el coche vuelque. Por tanto, como elemento de seguridad básico del vehículo, es nuestra obligación comprobar durante la revisión ITV que cumplan su función perfectamente y estén en bueno estado.

Lo que se comprueba principalmente al pasar la ITV es principalmente que los tensores de los cinturones actúen como deben, ya que aseguran el cuerpo en el caso de que haya una colisión u otro tipo de accidente de tráfico. También se comprueban que el número de puntos de anclaje sea el reglamentario y que el estado de los mismos sea correcto. Pero además, para que el cinturón de seguridad sea útil, es muy importante ponérselo bien.  

¿Qué hay que tener en cuenta a la hora de colocarse el cinturón de seguridad?

El cinturón debe ir bien ceñido al cuerpo y es necesario comprobar que no haya quedado ningún nudo ni enrollado en alguna parte de su recorrido, para no restarle eficacia y evitar que sea peligroso en lugar de seguro para nosotros.

También es muy importante saber dónde tienen que quedar colocadas las bandas. La banda diagonal debe pasar entre el hombro y el cuello, justo por el centro de la clavícula, ya que ponérselo más hacia el centro puede crear rozaduras, y más hacia afuera perdería su eficacia en caso de accidente. Por su parte, la banda horizontal debe ir por debajo del abdomen y estar en contacto con el punto más alto de la pelvis. De este modo, la fuerza del cinturón de seguridad se distribuye entre la pelvis, el esternón y el hombro, reduciendo la posibilidad de que se lesionen tejidos u órganos más blandos.

Para que el cinturón quede bien puesto, además de seguir estas indicaciones, hay que colocar el asiento del vehículo correctamente. Su posición idónea es formando un ángulo recto, ya que si está demasiado inclinado, facilita que el cinturón produzca un estrangulamiento.

El cinturón salva vidas, sí, pero para ello es importante que tanto el conductor como los demás ocupantes del vehículo recuerden seguir estas recomendaciones. Con ello conseguiremos que la seguridad que nos ofrece este dispositivo sea la máxima.